Aprende a administrar el tiempo: descarga mi planeador virtual

Por alejandra el febrero 6, 2018 - Regresar

¿Qué es el tiempo?

El tiempo es un don de Dios. Un don es un regalo. Este regalo le fue dado a toda la humanidad en igual proporción: 24 horas al día. La diferencia es la utilidad y administración que la gente le da.

Hace un tiempo, leía uno de mis libros favoritos de Mike Murdock, donde decía que el tiempo es la moneda mundial. Todo lo que quieras, lo puedes obtener con la moneda del tiempo. ¿Quieres cuerpo tonificado? Dedica tiempo en entrenar. ¿Quieres amigos? Dedica tiempo en cultivarlos. ¿Quieres promoción laboral? Dedica tiempo en realizar con excelencia tu trabajo.

¿Lo ves? De aquí parte todo. Debes entender que la diferencia entre ricos y pobres, es el reconocimiento del don del tiempo. Mientras unos duran horas y horas sentados en la terraza de su casa, otros entienden que cada segundo cuenta. ¡Y que no hay tiempo que perder!

Por eso, partamos por aquí, valora el regalo más preciado que Dios te dio: el tiempo.

 

¿Cómo administrar tu tiempo?

 Hay ciertas cosas que al pasar los años he aprendido… Para administrar bien tu tiempo, debes diferenciar lo urgente de lo importante. Todos reclamarán tu atención, sin embargo, solo los campeones aprenden a priorizar acorde a su propósito. Ellos permanecen enfocados en su visión.

 A continuación comparto contigo unos tips que te ayudarán a administrarlo sabiamente.

 

  1. Conoce tu propósito de vida

 El tiempo debe girar alrededor de tu propósito. En mi caso, yo sé para qué nací, para dónde voy y qué es lo que Dios quiere conmigo. Por eso, mi agenda diaria gira entorno a lo que Dios me llamó hacer.

Te dejaré cinco preguntas claves que puedes responder y te ayudarán a descubrirlo:

¿Quién soy?

¿De dónde vengo?

¿Por qué estoy aquí?

¿Qué puedo hacer?

¿A dónde voy?

 

  1. Escribe tu visión

Si ya conoces tu propósito, es tiempo de escribir tu visión de vida: ¿A dónde vas? ¿A qué fuiste llamado(a)? Y, ¿qué harás por el resto de tus días?

Un tablero, donde plasmes tu visión, te ayudará a permanecer enfocado, viendo siempre para qué naciste. De esta forma, tu enfoque, te llevará a organizar de forma eficiente tu tiempo.

 

  1. Reconoce las áreas de tu vida

Las áreas de tu vida, son aquellas en las que te desempeñas comúnmente. Por ejemplo:

  • Personal: tu espíritu, tu mente, tu cuerpo, etc.
  • Relacional: familia, amigos, etc.
  • Laboral: trabajo, empresa, finanzas, proyectos, etc.
  • Ministerial: Iglesia, grupo de oración, etc.

Cuando identifiques esto, sabrás en qué y en quiénes, debes invertir tu tiempo.

 

  1. Establece tus metas

Debes establecer metas que te lleven al cumplimiento de tu visión de vida, específicamente metas:

  • Anuales
  • Mensuales
  • Semanales
  • Diarias

Escribe tu planificación anual y mensual en un cuaderno (exclusivamente para esto), ya que te permitirá hacer seguimiento del cumplimiento de tus metas y basar la planeación diaria acorde a estas.

 

  1. Adquiere una agenda

 La agenda de planeación diaria es mi favorita. ¡Nunca la dejo! Allí es donde planifico todos mis días.

Dentro de la planeación diaria, quiero compartir contigo varios tips que me han ayudado:

  1. Establece una rutina. En mi caso, yo le llamo “mis horas mágicas del día”. Estas son de 4:30am (cuando me levanto) a 6:40am cuando llego de gimnasio:

4:30am – 5:30am: hago mi devocional.

5:40am- 6:40am: voy al gimnasio.

Apenas llego, desayuno, me baño y voy al trabajo. Todos los días (de lunes a viernes) lo hago.

Otra rutina que tengo es ir todos los viernes a la peluquería; los miércoles en la noche tengo mi grupo de oración; los sábados, tengo grabaciones y programación de contenidos del blog; los domingos siempre voy a la Iglesia, etc.

Organiza tu rutina, acorde a tus actividades.

2. Lleva citas y un “to do list”.

Las citas son los eventos programados, como te comenté en la sección anterior. Esas actividades fijas de tu día a día: ir al gimnasio, a la universidad, trabajar, etc.

Y el “to do list”, son cosas esporádicas que debes hacer. Por ejemplo: pagar un recibo, hacerte un examen médico, mandar un correo, llamar a alguien, entre otros.

3. Revisa constantemente si tu planeación diaria, va acorde a tus metas mensuales y anuales.

Recuerda que tu día debe estar enfocado en tus metas. Así que retroaliméntate constantemente con tu cuaderno de planificación anual y mensual.

 

Consejos

  1. Mi mentora, la Pastora Ma. Paula Arrázola, me enseñó a ser flexible. Es importante tener agendadas todas tus horas del día. Sin embargo, hay momentos que debes modificarla por asuntos importantes como: instrucciones de Dios, de tus padres o líderes espirituales.
  2. Toma tiempo para descansar. Esto me ha costado aprenderlo, debido a que consideraba que siempre debía estar en movimiento. Y aunque es cierto, debes saber que no eres un superhéroe y que el cansancio es el peor enemigo del enfoque.

 

¡Descarga mi planeador! 

Ahora sí, tengo este regalo para ti… La idea es que los descargues, los imprimas (si quieres y eres como yo, que le encanta tener todo en físico jeje) y empieces a utilizarlo.

El primero que utilizarás es “descubriendo mi Propósito y mi visión”: en esta hoja responderás las cinco preguntas que serán de gran ayuda para conocer tu propósito de vida.

El segundo es “decreto para este año”: aquí escribirás lo que quieres ver este 2018 en tu vida, tu familia, ¡y todas las áreas de tu vida!

En tercer lugar “mis metas”: esta parte es súper importante. Como puedes ver, puse cuatro áreas claves para ti y dejé otro espacio para que pongas la que desees.

Seguido a esto, irás a “mi plan”: en esta hoja encontrarás tres ítems (área, meta y plan). En área, pondrás si es personal, laboral, relacional, ministerial, etc. En meta, la meta que estableciste en el punto anterior acorde al área. Y en plan, plasmarás todo lo que harás para que esa meta se cumpla.

Al finalizar con esto, podrás hacer tu “programación mensual”, y por último, tu “agenda semanal”. ¡Sé que te encantará!

Descárgalas todas, utilízalas y me cuentas cómo te pareció.

¡Un fuerte abrazo! ¡Bendiciones!


 


Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Y recibe las notificaciones de mis publicaciones.
Solo tienes que ingresar tu correo aquí: